TILICHES, RECUERDOS Y MI TORTUGA

Mi mascota se llama Dicristicina y es

una tortugota que vive conmigo desde hace cincuenta años. También tengo una maleta floreada grandotota llena de tiliches, para jugar con mis nietos, cuando sea abuela. Me encanta ver fotos.. ¡me traen tantos recuerdos…! Para leer mis viejas cartas a los Reyes Magos tengo que ponerme los lentes en la punta de la naríz... y se me salen algunas lagrimitas. Después de todos estos años, todavía me gusta hacer travesuras, y bailar con mi muñeca Maruca que tiene zapatillas de ballet. También me gusta cantar en la regadera, el teléfono suena y suena... ¡y el guisado se me quema! Oigo ruiditos... ha de ser Romualdo el bigotón, que siempre anda escondido por ahí…

acompañada de su tortuga y cargando su maleta de tiliches, comenzó su viaje desde canadá en el 2006

•Proyecto realizado con beca de Residencia Artística FONCA - Banffcentre, Canadá